Vía El Balón Digital me encuentro con este vídeo que en realidad no tiene desperdicio. 2 minutos y medio de risoterapia para un domingo amargo tras la VERGÜENZA -siento ser tan tajante- de la selección española ayer noche.